Los biofertilizantes producidos por una planta de biogas son sostenibles y mejores para las tierras.

No hay contaminacion de gases amoniacales en su aplicacion como ocorre cuando se hecha purin directamente en el campo.

No tiene malos olores y es libre de patogenos como e-coli y salmonela. Es mas homogeneo y puede ser procesado en abono solido y liquido con un separador centrifugo.

El liquido puede ser aplicado en fertirriego o en sistema gota a gota. Es mas concentrado en nitrogeno y nutrientes. Se puede controlar efectivamente las cantidades de nitrogeno hecho en los cultivos.

Se integra mejor en las tierras que fertilizante quimico y se arrastra mucho menos con las lluvias.