Las emisiones de metano de la ganadería están contribuyendo al calentamiento global mucho más de lo que los científicos piensan

Las emisiones de metano de la ganadería están contribuyendo al calentamiento global mucho más de lo que los científicos piensan

De un vistazo
Un estudio reciente sugiere que las emisiones de metano del ganado son mucho más grandes que las estimadas previamente.
En 2011, las estimaciones fueron 11 por ciento más altas que los datos previos sugeridos.
Los investigadores creen que la variación en los números se debe a la información obsoleta utilizada para desarrollar los factores utilizados para calcular las emisiones.

Un estudio reciente descubrió que el ganado tiene un papel mucho más importante en la contribución a las emisiones de metano de lo que los investigadores pensaban anteriormente.

Según el estudio, las emisiones en 2011 fueron 11 por ciento más altas que las estimaciones de los datos recopilados por el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático de la ONU. Animales como el ganado y los cerdos fueron los principales contribuyentes a los aumentos anuales de las emisiones que abarcaron desde la década de 2000 hasta la de 2010.

Los investigadores creen que la variación en los números se debe a la información desactualizada utilizada para desarrollar los factores utilizados para calcular las emisiones.

«En muchas regiones, el número de cabezas de ganado está cambiando, y la reproducción ha resultado en animales más grandes con un mayor consumo de alimentos», dijo la autora principal del estudio y investigadora del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, Julie Wolf, en un comunicado. «Esto, junto con los cambios en el manejo del ganado, puede conducir a mayores emisiones de metano».

Los científicos informaron un aumento del ocho por ciento en el metano de la digestión en el ganado y un aumento del 37 por ciento en el metano a través del manejo del estiércol, en comparación con las estimaciones anteriores.

Los agricultores y otros agricultores solían ser más propensos a esparcir estiércol en los cultivos; Sin embargo, una tendencia reciente ha sido que el fertilizante se almacena en pozos o lagunas, lo que alienta a las bacterias que producen más metano, según el estudio. Tales cambios han contribuido a un aumento de casi 37 por ciento en la producción de metano.

En 2015, el metano fue responsable de aproximadamente el 10 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, de acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA). Además de los seres humanos y el ganado, que producen metano en grandes cantidades a partir de su proceso digestivo normal, las emisiones también provienen de fuentes naturales como los humedales y las fugas de los sistemas de gas natural.

«El metano es un importante moderador de la temperatura atmosférica de la Tierra», dijo Wolf. «Tiene alrededor de cuatro veces el potencial de calentamiento atmosférico del dióxido de carbono».

La actividad humana contribuye a dos tercios de las emisiones totales de metano y la flatulencia de las cuentas de ganado por una cantidad aproximadamente igual, según la AFP.

«A medida que nuestras dietas se vuelven más ricas en carnes y productos lácteos, el costo climático oculto de nuestros alimentos tiende a aumentar», dijo a la AFP el profesor Dave Reay de la Universidad de Edimburgo. «Las vacas que eructan menos metano pueden no ser tan llamativas como las turbinas de viento y los paneles solares, pero son tan vitales para abordar el cambio climático».

Como gas de efecto invernadero, el metano es más potente que el dióxido de carbono, ya que capta más radiación del sol. Sin embargo, no dura tanto tiempo en la atmósfera. Los investigadores estiman que el potencial de calentamiento global del gas es 28 veces mayor que el del dióxido de carbono en un período de 100 años.

Según el estudio, las emisiones de ganado han registrado el mayor aumento en Asia, América Latina y África, y se han desacelerado en los Estados Unidos, Canadá y Europa.

Este aumento en la contaminación de metano podría obstaculizar el objetivo del pacto climático de París, que apunta a limitar el calentamiento global por debajo de 3.6 grados Fahrenheit, informa AFP.

«Tal objetivo será cada vez más difícil si las reducciones en las emisiones de metano no se abordan con fuerza y ​​rapidez», advirtió un consorcio de científicos en una carta abierta obtenida por AFP.

Los investigadores esperan que sus hallazgos ayuden a los investigadores y legisladores cuando se trata de tomar decisiones sobre el papel del ganado en el calentamiento global y cómo abordarlo.